El mentoring, un útil y valioso aporte a la creación y desarrollo de empresas de base tecnológica

AUTOR | José Luis Cabero. Mentor de la Red de Mentores de Madrid. Chief Innovation Officer at Laboratorios LETI S.L.

Debo al mentoring una gran parte de mis logros personales y profesionales. He tenido, por ejemplo, el privilegio de contar con mentores que me hicieron más valiente, me animaron a poner a prueba los límites y desafiaron mis visiones contenidas por el temor y la timidez. En reconocimiento a ello, promuevo activamente el proceso de mentoring y lo practico tan asiduamente como mis obligaciones profesionales y laborales lo permiten. El desarrollo y establecimiento de la Red de Mentores de Madrid hacia fines de 2011, me ofreció durante el 2012 una valiosa ocasión para continuar experimentando las atractivas oportunidades que ofrece el proceso de mentoring, en este caso, como mentor de una joven profesional con un claro y marcado potencial de crecimiento y desarrollo. Debo al mentoring una gran parte de mis logros personales y profesionales. He tenido, por ejemplo, el privilegio de contar con mentores que me hicieron más valiente, me animaron a poner a prueba los límites y desafiaron mis visiones contenidas por el temor y la timidez. En reconocimiento a ello, promuevo activamente el proceso de mentoring y lo práctico tan asiduamente como mis obligaciones profesionales y laborales lo permiten.

Sin  embargo,  además  de  hacerlo para “pagar  con   la misma moneda” y  compartir  experiencias, lo hago asimismo, rogando se me permita una dosis de legítimo egoísmo, para asegurarme el  acceso  a   fuentes  de   energía  que  me han  mantenido  y mantienen activo tanto a nivel personal como profesional:  1) el poder    contemplar   y   contribuir  el  desarrollo   de   jóvenes profesionales a mi alrededor y su afianzamiento  como gestores y  líderes en su sector;  2) asegurarme  una  oportunidad  para conocer  de  cerca  las visiones,  impresiones  y prácticas de las nuevas  generaciones  de   emprendedores,   para  así  también continuar  aprendiendo e intentar  contrarrestar y compensar la pérdida  de  flexibilidad   y   plasticidad  que  conlleva  el natural proceso de hacerse mayor. Acostumbro a mentorizar a jóvenes emprendedores, con   alto   potencial   para   destacarse  como gestores   y   líderes,   en   empresas   innovadoras   de   base tecnológica,  particularmente, en el ámbito de la biotecnología y otras  ciencias  de  la  salud.   Más  allá  de  compartir  con  mis mentorizados  las buenas  prácticas  y experiencias, muchas de ellas   adquiridas  en   Suecia  donde   desempeñé   mi   carrera profesional  durante veintiún años, y  de contribuir al desarrollo de  su red de contactos, considerando que las empresas tienen una base tecnológica  y frecuentemente  un origen  en ámbitos académicos,  dedico   esfuerzos   particulares  a   fomentar   lo siguiente:

  • La necesidad de que las partes involucradas, particularmente los promotores de la empresa -generalmente científicos o técnicos expertos en su campo- reconozcan y acepten que una empresa creada para desarrollar una oportunidad comercial innovadora tendrá mejores oportunidades de éxito si la gestión de la misma es confiada a gestores profesionales desde el momento mismo de su creación.
  • La necesidad de orientar los esfuerzos a la creación de una empresa cuya finalidad sea el desarrollo de uno o más productos comercialmente atractivos, no la creación de una estructura destinada a procurar fondos y recursos para continuar con actividades de investigación no relacionadas al desarrollo del/los producto/s que dio origen a la empresa y que, como tales, deberían llevarse a cabo en otros ámbitos. En este contexto, intento estimular para que se reconozca la necesidad de generar resultados como base para la toma de decisiones (que generalmente son decisiones de inversión de recursos) más que de generar conocimiento no orientado al desarrollo del producto o plataforma de la empresa.
  • Reconocer que si bien las empresas de base tecnológica se benefician de fondos públicos en su fase semilla y de start-up, es instrumental comprender que la empresa requerirá el aporte de fondos provenientes deinversores privados (como por ejemplo, business angels o inversores de fondos de capital riesgo) para desarrollarse y crecer, en otras palabras, que será imprescindible evitar la dependencia patológica de la financiación pública. En el contexto de este argumento, intento estimular en mis mentorizados: 1) la conveniencia de focalizar los esfuerzos primariamente hacia la creación de valor, no hacia la creación de empleo o estructuras de costes fijos (puestos de trabajo ya se generarán si la empresa crea valor por encima de sus costes de capital, no en el caso contrario como lamentablemente ocurre con frecuencia); 2) la necesidad de crear y desarrollar productos con un claro potencial comercial derivado de sus características innovadoras y diferenciadoras en el contexto competitivo aplicable, el cual debe definirse con rigor y precisión, y cuyos derechos de propiedad industrial han sido apropiadamente protegidos y poseen la solidez necesaria para salir airosos de un proceso en que pueda cuestionarse su validez.

Además de los aspectos mencionados, y en línea con el estímulo que he recibido de mis propios mentores, promuevo en mis mentorizados la curiosidad por establecer dónde efectivamente se encuentran los límites y barreras que impiden su desarrollo como gestores y líderes. Muchas veces es beneficioso el intentar traspasar, claro está sin transgresión de lo legal y éticamente aceptable, lo que creemos son nuestros límites o barreras. Sólo así podremos comprobar si son límites o barreras que existen en realidad o sólo en nuestra estructura mental. A veces, es preferible pedir perdón que permiso! Finalmente, intento estimular en mis mentorizados la necesidad de generar empresas en España que destaquen primariamente por sus productos innovadores y diferenciados y no por haber intentado existir o permanecer como empresas dependiendo de estructuras de financiación o gestión débiles e inadecuadas. No hay necesidades imperiosas de ser creativos e innovadores en lo relacionado a procesos para la creación de empresas de base tecnológica. Existen buenas y probadas prácticas que han sido desarrolladas e implementadas con éxito en otros países, sólo hay que copiarlas y, cuando proceda y sea posible, mejorarlas. Es precisamente en este contexto donde el mentoring puede ser un útil y valioso aporte.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s