Astrónomos 0 – Relojeros 1

AUTOR | José Antonio Martínez. Mentor de la Red de Mentores de Madrid y Presidente de Nautilo

En 1714 el Gobierno Británico creó un premio para encontrar un método con el que medir la coordenada de Longitud. La medición de la Latitud estaba muy superada, en base a mediciones de la altura del sol al mediodía, etc. En esa época se incrementaron los viajes transoceánicos y la determinación de la longitud de forma precisa era un tema clave para el reinado de los mares y los negocios.

Esa competición se reguló mediante directivas legales y se creó un comité de expertos. En aquella época, éste era un tema de astrónomos y esperaba ser resuelto por el gremio.

Sin embargo, fue John Harrison, un relojero sin formación académica, el que encontró la manera más precisa de medir la longitud. Su forma de pensar y de afrontar el problema desde fuera, sumado a su dominio de la tecnología de precisión de los relojes hizo que construyera una solución novedosa que resolvía el problema.

Sorprendentemente, durante muchos años le negaron el premio económico y el reconocimiento por su descubrimiento. Simplemente porque no era un astrónomo.

Haciendo un paralelismo, en mucha ocasiones, los emprendedores se comportan como verdaderos ‘astrónomos’. Son grandes expertos en su materia. Tuvieron una idea novedosa al principio y gracias a sus conocimientos y experiencia pasada la intentan llevar a cabo, conforme a lo que saben. Y además dedican una parte importante de su vida a llevarla a buen puerto. Las 24 horas del día parecen pocas… Reuniones con potenciales clientes. Pagar a proveedores. Ese desarrollo de SW que se retrasa. El IVA. Seguir buscando financiación. Escribir el post para promocionar la marca en redes sociales. Por la noche, leer mails y preparar ofertas. Y sigue y sigue.

Y en esta situación, ¿hay sitio para la reflexión? ¿Y para el aprendizaje? Poco o nada. Cuanta más dedicación, más foco y más experiencia en la materia hay, más dificultad existe para mirar las cosas desde otro prisma. La reflexión y el aprendizaje quedan eclipsados por la operativa del día a día que se presenta como más urgente, no sé si más importante. Lamentablemente, numerosas de las iniciativas empresariales acaban fracasando por falta de visión colateral.

¡Reflexiona, emprendedor! ¿No te gustaría que en algún momento un ‘relojero’ te hiciera ver los problemas desde otro punto de vista?

Pues este debe ser el rol de un mentor. Debería ser el ‘John Harrison’ de las inquietudes empresariales de un emprendedor. No solucionando sus problemas, pero si aportando consejo, sugerencias y, sobre todo, una visión o aproximación diferente. Basada también en la experiencia, pero en ‘otra’ experiencia.

Y es que una startup debe funcionar ‘como un reloj’. No basta con tener el mejor desarrollo científico o el mejor producto que soluciona una necesidad actual. Es imprescindible tener una buena estrategia comercial, una buena segmentación de clientes o industrias objetivo, un posicionamiento adecuado, un modelo de precios… En otras ocasiones, las carencias vienen desde el punto legal, del desarrollo y protección de patentes, de modelos de franquicia o distribución… O incluso las ideas de promoción y marketing pueden ser un pozo sin fondo de la inversión.

¿Por qué entonces todos y cada uno de los emprendedores no buscan tener un mentor que le guíe en áreas donde no son expertos o incluso les den un contrapunto a sus áreas de profunda experiencia?

La conclusión que he ido confeccionando tras escuchar a numerosos emprendedores a lo largo de los tres últimos años es clara: la incertidumbre les paraliza.

La incertidumbre de que les den opiniones que no coincidan con su sabiduría, como les ocurría a los ‘astrónomos’.

La incertidumbre que genera la falsa modestia, pensando que el proyecto no es suficientemente interesante o atractivo para un mentor senior.

La incertidumbre de pensar que no es el momento adecuado, que ahora no tienen tiempo para dedicarlo a una actividad como la de ser mentorizado.
Para hilvanar estos argumentos, voy a compartir mi experiencia como mentor. En mi carrera de más de 20 años, he trabajado como empleado en startups, he trabajado como asalariado en multinacionales, he dirigido equipos de más de 450 personas y cuentas de resultados multimillonarias. Ahora soy socio en dos empresas, inversor en algunas startups, consejero no ejecutivo y miembro del consejo asesor en otras. Y mentor de ejecutivos y emprendedores.

Tengo la fortuna de encontrarme diariamente con situaciones correspondientes a algunos de estos entornos tan diferentes. Necesito tener una fuerte estructura mental y organizativa para evitar caer en una bipolaridad o en cometer errores mezclando temas. Pero a cambio, cada una de las actividades y reflexiones me ayuda a ver las otras con otro prisma. He encontrado un círculo virtuoso de enriquecimiento mental.

El mentoring de emprendedores a través de la Red de Mentores de Madrid me permite seguir alimentando ese círculo. Encuentro nuevas ideas, nuevos emprendedores que me exigen como mentor. Y a la vez sus experiencias me sirven para mi próxima tarea.

Todos somos más expertos en un área que en otra. Todos somos un poco ‘astrónomos’ en nuestras materias. Sin embargo, los procesos de mentoring deben servir para buscar a esos ‘relojeros’ que nos hagan ver los problemas de este otro lado, reconocerlos y reflexionar sobre sus pensamientos y aproximaciones.

A veces los ‘relojeros’ son los mentores. Otras resultan ser los propios mentees. A veces los ‘relojeros’ se ofrecen. Otras aparecen por casualidad. Lo importante es tener una monitorización pasiva con la que poder identificarlos y capturarlos.

En este tiempo como mentor, lo he podido hacer mejor o peor con cada uno de mis mentees. Con algunos hemos encontrado mayor afinidad que con otros. Pero con todos, he podido ver que se sentían totalmente satisfechos de haber vencido la incertidumbre que he comentado. Haber dado el paso de buscar un mentor y de haber recorrido un proceso de mentoring con el que desarrollarse a sí mismo y a su negocio.

Ojalá sigan ofreciéndose muchos mentees para que los mentores podamos seguir retroalimentando nuestra rueda de enriquecimiento mental y no dejar que el rol de ‘astrónomo’ se coma a nuestro rol de ‘relojero’. Y espero así que los mentores también podamos seguir devolviendo ese cruce de experiencias para que más proyectos emprendedores sean exitosos.

http://www.madrimasd.org/informacionidi/analisis/opinion/opinion.asp?id=59451

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s