El punto de partida – Las metas

Tres elementos que contribuyen a crear una buena relación de mentoring basada en la confidencialidad y confianza entre las partes son: la competencia del mentor, la integridad de las partes y un genuino interés mutuo. En este envío me gustaría explorar como podemos aprovechar estas áreas para comenzar a crear una relación de largo alcance que ayude a crecer al mentorizado.

Al inicio de la relación de mentoring, una manera de comenzar a sentar las bases de la confianza entre los participantes es trabajar en la evaluación y la definición de las metas de aprendizaje del mentorizado. Discutir, reflexionar y establecer un par de objetivos de trabajo permite generar un punto de partida en el que centrar el esfuerzo más inmediato de la relación. Tres ámbitos críticos donde buscar esas metas son: el talento del mentorizado, sus habilidades y sus conocimientos.

El talento: forma parte de nuestra propia personalidad. Lo cierto es que nuestro talento no varía mucho con el paso del tiempo, es un patrón recurrente de nuestro pensamiento, sentimiento e incluso comportamiento que puede utilizarse de una forma más o menos productiva.

Las habilidades: son “el como” hacer las cosas en una determinada función, y se pueden transferir de una persona a otra. El secreto de su adquisición está en la práctica continuada y en poder contar con una serie de patrones de éxito y vivencias contrastadas que nos ayuden a desarrollar mejor nuestra manera de hacer las cosas. La mayoría de estas habilidades se aprenden mejor a través del entrenamiento y la práctica continuada.

Los conocimientos: se refiere a la asimilación y el entendimiento de los hechos que a uno le suceden, los conceptos y las cuestiones prácticas que uno experimenta y que son necesarias para la toma de decisiones. La forma de adquirirlos son bien por vivencias, por lecturas, con formación o por experiencias en el trabajo. Esta es la zona más activa de las tres.

En otras palabras podríamos decir que mientras el conocimiento puede crecer y las habilidades se pueden desarrollar el talento se conforma por capacidades innatas que cambian poco con el tiempo según señala Marcus Buckingham.

Estrategias para desarrollo del mentorizado.

Uno de los cometidos más importantes de un mentor es trabajar con su mentorizado para desarrollar estrategias que le permitan expandir su talento, mejorar sus habilidades y adquirir nuevos conocimientos. Tengamos pues en cuenta las siguientes sugerencias como punto de partida para lograrlo:

–      Puedes buscar conexiones de aprendizaje.

Sin duda alguna las relaciones de mentoring que más valor generan para el mentorizado son aquellas donde existe una correlación explicita entre la experiencia del mentor, las habilidades y los conocimientos que aporta y las metas de aprendizaje que establece el propio mentorizado. Es por tanto clave en este punto de partida que las dos partes dediquen el suficiente tiempo para discutir los objetivos que se pretenden alcanzar, explorando lo que puede aportar el mentor a ello y si serán necesarios recursos adicionales de apoyo para su logro.

 –    Identificar Talentos asimilados y no reconocidos.

Mi experiencia como coach me dice que muchas personas no llegan a ser conscientes de la naturaleza y el alcance de sus talentos y fortalezas. El mentor ha de ser capaz de buscar esos patrones positivos asimilados y no reconocidos por el mentorizado que le han permitido tener éxito en su carrera. Muchas veces ayudar a que una persona se de cuenta de aquellas fortalezas que tiene y que quizás por tenerlas totalmente asimiladas ve como algo común y sin importancia es una de las principales aportaciones para su crecimiento.

–      Cerrar las brechas Talento que el mentorizado tiene.

En muchas ocasiones me encuentro profesionales que sienten no estar en el puesto adecuado para su talento, bien porque se sienten sobrevalorados o minusvalorados. Si esto sucede, la labor del mentor es identificar y ayudar al mentorizado a evaluar de forma franca y honesta las posibles lagunas que existen y comenzar a tomar las medidas que cierren esas brechas. Ahí se pueden encontrar nuevas metas.

–      Priorizar el desarrollo de habilidades

En muchas ocasiones al realizar un sincero análisis de nuestras habilidades nos sentimos abrumados por la necesidad de comenzar a trabajar varias de ellas a la vez. La labor del mentor es ayudar al mentorizado a dar prioridad las destrezas clave para su inmediato desarrollo y el logro de los objetivos de aprendizaje que se establecen. En este caso se trata de priorizar las metas.

–      Hacer un plan de aprendizaje

Este es el verdadero punto de partida de la relación y por eso sugerimos al mentorizado antes de iniciar los contactos con su mentor comenzar por el Guión 4 (Guión 4.- Como elaborar un plan de desarrollo), En las primeras reuniones de trabajo de la relación, debemos de plantear a nuestro mentor al menos un borrador con los hitos y logros que queremos alcanzar durante el período que dura el programa. Esto se ha de traducir en metas concretas (dos a lo máximo, renovables cada cierto tiempo). De nada sirve comenzar a caminar si no sabemos donde queremos llegar. No tengamos reparo en modificar “las metas del trimestre” cuando ya sintamos que las hemos alcanzado.

Todos podemos aprender algo nuevo cada día si así lo decidimos. Algunos tipos de conocimiento se pueden obtener a través de la formación y la investigación, otros se logran adquirir mucho mejor a través de la comunicación interpersonal, entrevistas y observación de otros profesionales. La mejor manera de abordar la adquisición de habilidades complejas es desagregándolas en pequeños hitos y proyectos de aprendizaje. El mentor puede llegar a desempeñar en este ámbito un papel crítico, ayudando a su mentorizado a identificar actividades conjuntas que puedan acelerar los logros pretendidos.

Ejercicio para el Mentorizado.

El siguiente ejercicio puede ayudarte como mentorizado a identificar y aprovechar metas para desarrollar tus talentos, habilidades y conocimientos. Completa esta actividad con tu Mentor.

1.- Completa la siguiente tabla, identificando tus talentos, habilidades y conocimientos.

 

  Talento Habilidad Conocimiento
Fortaleza 1      
Fortaleza 2      
Fortaleza 3      

 

2.- Considera las siguientes preguntas en relación con la tabla: 

  • ¿Sientes que están en línea tus talentos y tu trabajo actual? ¿Por qué? ¿Por qué no?
  • ¿Qué otras experiencias o puestos de trabajo has tenido en donde eras más eficaz y sentías más pasión? ¿Qué revela esto acerca de sus talentos?
  • ¿Qué habilidades necesitas desarrollar para poder aumentar tu competencia en áreas que consideras críticas?
  • ¿Qué habilidad debe ser la primera en tu lista de desarrollo?
  • ¿Qué nuevos conocimientos son necesarios para apoyar esta habilidad?

3.- Relaciona alguno de los éxitos que has logrado a lo largo de tu vida profesional y de los cuales te sientes más orgulloso.

4.- Define a priori dos metas a trabajar este próximo trimestre.

No te olvides de compartir este ejercicio con tu mentor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s